La piedra del Sol de Débora P. Gómez

¡Buenas tardes! 

La reseña del libro que os presento hoy se trata de una colaboración en digital con la autora, quien se

puso en contacto conmigo a través de mi Instagram. 

Esta, además es una novela publicada recientemente porque se publicó este mismo año. Por si todo eso no fueran motivos suficientes para decidirme a leerlo -apenas tuviera tiempo libro después de mis exámenes, eso sí- en cuanto leí la sinopsis, la historiadora que hay en mí se puso alerta y despertó de su letargo curioso. Por eso, no me detengo mucho más y procedo con la sinopsis y mi opinión al respecto de La piedra del Sol de Débora P. Gómez.

SINOPSIS


Hace 4 años que Elena dejó su Valladolid natal para comenzar su aventura periodística en Londres. Joven y decidida, no duda un instante cuando su jefa, la gran Gina Dillan, le pide que investigue a Ethan McGowan, un hombre con más secretos que dólares en el bolsillo que acaba de aterrizar en la ciudad.

Pero a Gina se le olvidó mencionar un pequeño detalle: Ethan está acusado de asesinato, tráfico de drogas y a saber cuántas cosas más. Tampoco mencionó que aquel psicópata fuera tan atractivo.

Elena empieza a desconfiar. Lo único de lo que Ethan parece culpable es de un exceso de ego y de imaginación. ¿A qué viene esa obsesión con la cultura nórdica? ¿Qué es ese colgante azteca que rodea su cuello? ¿Y por qué ese repentino interés con la historia de Valladolid?

Comienza así el caso McGowan, una investigación sin pies ni cabeza en la que presente y pasado se dan la mano y nada parece tener sentido. Lo único que Elena tiene claro es que la Piedra del Sol podría esconder un secreto que podría poner patas arriba la historia de la humanidad. Y es que su jefa ya le había advertido de que, para tener éxito, tenía que empezar por dudar de todas las verdades. 

OPINIÓN

Como historiadora que soy, cualquier novela que esté inspirada o tome hecho reales como base para la misma, tiene mi atención desde el minuto cero. Y aquí no me ha sido difícil identificar cuales han sido los hechos históricos en los que se ha basado: la teoría de que antes de la llegada de Colón a América, otras civilizaciones también habían pisado dicho continente o, al menos habían realizado intercambios comerciales con los pueblos que allí habitaban. Claro que, en lugar de eso, ha centrado la atención en México, no en Norteamérica, donde se cree que se produjo la llegada vikinga. O también, la teoría de la pureza de la sangre. 

Pero tranquilos, que en este caso la autora no ha recurrido al recurso "fácil" y no se ha inspirado en los nazis. Ha mezclado ideas, aparentemente muy random, pero cuya mezcla está tan bien hilada que resulta muy plausible. Eso sí, puedo entender que este trabajo de investigación y documentación previa puede resultar algo aburrido para aquellos lectores que no estén interesados o no les guste la historia. No es mi caso, aviso. 

La historia está narrada de un modo diferente al que esperaba ya que es, a modo de testimonio después de todo lo sucedido. La narradora en primera persona es Elena, una periodista española afincada en Londres por trabajo. Y el oyente atento -además del lector- es el abogado de Ethan, el otro protagonista de la historia. 

La turbulenta historia de amor entre Elena y Ethan se inicia por trabajo, ya que Gina, la jefa de Elena, le encarga que lo investigue. ¿El motivo? Porque no es quien dice ser, realmente. De hecho, es una tónica común entre los personajes principales y secundarios de esta historia - no vi venir la identidad de Gregory, confieso-

No empaticé con Gina la verdad. No la considero una buena jefa. Por lo menos debería haberse aprendido el nombre de su empleada, especialmente cuando le pide ese favor. En cuanto a su historia de amor... bueno, creo que tiene lo que se merece. En cuanto a su modo de visitar Roma... la Ciudad Eterna se disfruta mientras se patea, no se puede recorrer deprisa y corriendo. 

El segundo personaje con el que no he empatizado ha sido Ethan, ya que pide sinceridad a Elena cuando ni el mismo -ni tan siquiera en sus momentos de confesión- ha sido completamente sincero con ella. Admito que sí que vi venir cuál era su relación con los miembros de la organización, no así toda la teoría basada en La piedra de la Luz. Y sí, lo imaginé mucho peor -tipo asesino sin piedad, drogadicto, proxeneta...- de lo que en realidad era porque, si bien me cayó mal en el trato que dio a Elena y sobre todo, en aprovecharse de Wendy... pues el chico también tiene sus momentos; sobre todo los finales. 

Aunque, una vez finalizada y madurada la lectura, en parte puedo entender algunas de sus reacciones y comportamientos porque, suerte en el amor, no es que haya tenido precisamente y él le está haciendo a las mujeres lo que previamente le habían hecho a él. Para muestra nombres como Analisa.

Elena en cambio me ha gustado mucho como personaje y a lo largo de las páginas de la novela, he visto un arco argumental muy bien desarrollado. Tampoco es una santa porque, si Ethan es el rey de las mentiras, ella es la princesa. Sin embargo, dado que la historia está narrada desde su perspectiva, en ella sí que he podido ver remordimientos e intuí arrepentimiento -confirmado a medida que leía las partes de la confesión-.

Asimismo, la considero una mujer muy valiente, no solo por haberse marchado a trabajar a otro país - rasgo que compartimos - sin dominar demasiado bien la lengua, sino que tampoco se amedrenta ante la poca -nula- consideración por parte de su jefa, quien la cree una buena para nada, demostrando así que es una buena periodista. Y una mejor agente secreto/espía de lo que parece. Hecho confirmado en sus pesquisas escocesas.

La única pega que le pongo es que es muy débil en lo que a Ethan se refiere y le consiente un mal trato y unas malas actitudes que no son nada saludables.

Como he mencionado antes, el personaje de Elena me gusta mucho, pero sin duda mi parte favorita de la lectura ha sido la del diario de la abuela. Una historia de lo más romántica e interesante además de perfectamente pensada como explicación a uno de los hechos históricos tomados como referencia e inspiración para la obra. ¡Bravo!

Por último, he agradecido muy y mucho las explicaciones de los significados de las frases de Ethan ya que, en bastantes ocasiones me sucedía lo que a Elena y no entendía nada. Un hecho, la expresión de Ethan que, si bien le da visos de autenticidad y realismo, también comprendo que sea motivo de crítica o punto negativo. 

Para concluir esta entrada, he de decir que, si bien al principio me resultó un poco confuso, una vez pude entender bien de qué iba todo el asunto, me metí de lleno en la historia, disfrutando enormemente con cada uno de los viajes, me sorprendí con cada uno de los descubrimientos y hallazgos y en definitiva, me sentí muy viva en lo que respecta a la relación de amor de los protagonistas.

Además, las sorpresas se mantienen hasta el final porque ¿habrá una segunda obra con ellos de protagonistas? ¿Tendrá nuestra Elena más casos para investigar?

Antes de acabar, me gustaría dar la enhorabuena a la autora por su obra. Y sobre todo, agradecerle el envío del ejemplar en formato digital.

¡Nos leemos pronto!  

PD: La portada es una fantasía de bonita. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La invitación de Vi Keeland

Jefe no soy una más de Sarah Russell

La Voluntad del rey de Eleanor Rigby